Montaña y Monasterio de Montserrat

Montserrat es un símbolo para Cataluña y un lugar destacado de peregrinaje para muchos creyentes. La gran protagonista aquí es la Virgen, «La Moreneta«, que a la vez es patrona de la región de Cataluña. Esta virgen románica es popularmente conocida como «La Moreneta», debido al color de la cara y las manos, oscurecidas por siglos en contacto con el humo de los cirios del centro religioso.

El monasterio se fundó en 1025 por orden del Abad Oliba, sobre una pequeña ermita que Wifredo el Velloso había dado al Monasterio de Ripoll.

La visita a Montserrat empieza en la basílica del siglo XVI, con restos románicos y estructura gótica. A partir de aquí, desde la plaza de Santa María, punto neurálgico y eje del sitio, se puede recorrer todo el conjunto en un tour fantástico, fruto de la gran reforma del siglo XIX liderada por Josep Puig i Cadafalch.

Cabe destacar el Museo de Montserrat. Su colección se inició con los materiales del Oriente bíblico aportados por el padre Bonaventura Ubach de sus viajes. Pero el fondo se ha ido engrosando con obras muy destacables de pintores como Caravaggio, Rusiñol, Casas, Nonell, Picasso, Monet, Sisley, Degas, Pissarro o Dalí.

No es casualidad este museo. Desde el siglo XVII el Monasterio de Montserrat ha sido un centro cultural de primer orden y lo demuestra la excepcional biblioteca con más de 250.000 volúmenes del monasterio. Entre las actividades que promueven destaca la Escolanía de Montserrat, que es uno de los coros de niños más antiguos de Europa. Escuchar cantar el Virolai a la Escolanía en la Basílica de Montserrat es una delicia. No te lo pierdas cuando viajes a Montserrat.

Cerca de la abadía, se conserva aún el vecino Monasterio de Santa Cecilia, que actualmente se ha convertido en el Espacio de Arte Sean Scully. Destaca la iglesia románica, también reformada en los años 30 por el arquitecto Puig i Cadafalch. Pocos saben que este monasterio fue la primera opción del Abad Oliba para extender sus dominios en Montserrat, pero se encontró con la negativa de la comunidad, así que la idea finalmente no prosperó.

La Montaña de Montserrat

Montserrat es quizás la montaña más representativa de Cataluña y, de hecho, gracias a sus sorprendentes características se ha convertido en uno de los símbolos catalanes. Su peculiar morfología, su parque natural y su milenaria tradición la convierten en un referente incomparable objeto de millones de visitantes de alrededor del mundo. Desde Barcelona un tour para visitar Montserrat en un día es una de las excursiones más solicitadas.

Silueta de la montaña de Montserrat

El macizo de Montserrat es único e inigualable. Sus picos redondeados, llamados “agujas”, configuran el rasgo más característico y espectacular de su sierra. En el pico más alto de la Montaña de Montserrat, se encuentra la cima de Sant Jeroni (1.236 m), desde donde se puede admirar una maravillosa panorámica de los Pirineos, la casi totalidad de la provincia de Barcelona e incluso, en los días con mucha nitidez, las Islas Baleares.

En cuanto a la fauna del Parque, hoy en día se pueden encontrar especies típicamente mediterráneas que conviven, en ciertas zonas de la sierra, con algunas de tendencia centroeuropea. En cuanto a la flora, la montaña de Montserrat es rica, sobre todo, en encinares y, además, se pueden encontrar algunas poblaciones de árboles caducifolios (como robledales o tejos).

Así pues en Montserrat se encuentra en conjunción una rica tradición cultural y religiosa expresada en el Monasterio de Montserrat y una riqueza natural soberbia y un paisaje único en Cataluña.